TIPS DE NUTRICIÓN PARA CERDAS ALOJADAS EN GRUPO

NUTRITION TIPS FOR GROUP-HOUSED SOWS

Como maximizar el valor y evitar escollos cuando cambie su operación a alojamiento grupal.

La transformación de gestación individual a grupal está en marcha en toda la industria porcina canadiense.

Muchos productores pueden preocuparse por la dificultad de mantener el nivel contínuo de productividad actual esperado de granjas de cerdos comerciales modernas. Sin importar el sistema de alimentación escogido, el manejo de cerdas gestantes en corrales presenta nuevos retos y requiere un replantamiento por parte de los productores, nutriologos, veterinarios y empleados de granja a nivel de piso.

Sin embargo un optimista puede argumentar que el alojamiento grupal puede forzar a los trabajadores de la granja a tener mayores conocimientos. Al menos nos confortan los muchos ejemplos internacionales de productores que han demostrado que las cerdas alojadas en grupo pueden funcionar a niveles equivalentes a las cerdas manejadas exclusivamente en jaulas.

Como un nutriologo ayudando a productores a través de esta transición, yo soy afortunado en poder ofrecer no solo una perspectiva fresca para alimentar cerdas gestantes de forma efectiva sino también proporcionar un ojo entrenado para ayudar a evitar los problemas de manejo de la nutrición en que pueden ocurrir con cerdas alojadas grupalmente.

Primero, consideremos los principales desafíos que enfrentan los productores cuando manejan cerdas en corrales. Los principales que vienen a la mente son la agresión entre cerdas en la mezcla inicial, la agresión ocasionada por el alimento alrededor de las áreas de alimentación y bebida, y los desafíos por cojeras.

Estos desafíos pueden minimizarse proporcionando suficiente espacio, diseñando el plano del corral y la configuración de los slats apropiadamente y manejando de manera adecuada el tiempo de los eventos de mezclado.

La nutrición apropiada de la cerda también juega un rol importante. Historicamente, las cerdas gestantes han tenido una dieta restringida para evitar el sobrepeso y para minimizar los costos anuales de alimentación.

No obstante, el apetito de una cerda gestante a menudo provoca peleas por alimento en un sistema de alimentación competitivo (como ESF), como la alimentación al piso y de media jaula o minibox. Su apetito puede resultar tambien en agresión alrededor de las entradas de áreas de alimentación no competitiva, como comederos electrónicos para cerdas y jaulas de libre acceso.

Afortunadamente, las cerdas gestantes están en una etapa de producción donde el alimento fibroso puede ser utillizado muy eficientemente. Las cerdas tienen un intestino grueso completamente desarrollado que puede digerir y absorber energía de fuentes de fibra soluble.

Así los productores tienen la oportunidad de bajar los costos de alimentación incorporando sub-productos de granos, como cascarilla de soya, salvado de trigo y granos secos de destilería con materia soluble. Estos ingredientes alternativos tienen una densidad a granel baja, lo que significa que las cerdas deben consumir un volumen más grande de alimento para lograr el contenido calórico de una dieta tradicional de maíz-soya.

Desde el punto de vista del alojamiento grupal, este aumento de volumen proporciona el beneficio añadido de aumentar la saciedad de las cerdas, resultando en cerdas pasando una mayor cantidad de tiempo echadas y digiriendo, en lugar de compitiendo con otras cerdas por alimento adicional. Finalmente, una dieta de gestación alta en fibra ha mostrado también que ayuda a aumentar la ingesta de alimento de las cerdas al transitar al parto.

Si bien estos ingredientes pueden ser herramientas útiles, también es importante recordar que varían en calidad y contenido nutricional por lo que los productores y nutriólogos deben monitorear activamente estos subproductos de granos para evitar efectos negativos no deseados.

Dependiendo del diseño del corral, productores y nutriologos deben considerar también los efectos ambientales del alojamiento en los requerimientos nutricionales de las cerdas. Por ejemplo cerdas alojadas en corrales grandes con estaciones de comederos electrónicos (ESF) deben caminar más lejos desde y hacia el área de alimentación teniendo mayores niveles de actividad y gastando calorías adicionales comparadas con las cerdas inmovilizadas en corrales de gestación.

Pero las cerdas en alojamiento grupal también tienden a echarse juntas y por eso reducen sus requerimientos de mantenimiento para generar calor corporal comparado con las cerdas en jaulas individuales. Consecuentemente, los investigadores estan tratando de determinar si los productores pueden reducir los niveles de energía de la dieta o los costos de calentamiento de los corrales al reducir la temperatura ambiental de las áreas de cerdas en alojamiento grupal.

La salud de patas y piernas también debe ser considerada para lograr un rendimiento optimo del hato en cerdas alojadas en forma grupal. He encontrado frecuentemente que estas consideraciones de salud son los desafíos más grandes durante la transición inicial. Mientras que una conformación esquelética adecuada es un pre-requisito inicial para entrar al hato reproductivo, la cojera y mortalidad causada por agresión, tipo de piso y/o nutricion inadecuada (formulación de dieta o eventos sin alimento) son a menudo los mayores detractores del sistema de alojamiento grupal.

Las dietas de gestación pueden necesitar ser reformuladas para incrementar las concentraciones de microminerales, como zinc y selenio, así como vitaminas, como biotina y colina, para proporcionar un amortiguador protector de la salud de pezuñas y articulaciones.

Yo recomiendo consultar con el nutriologo del hato para preguntar qué suplementos están disponibles y el impacto económico asociado de su inclusión en el programa de alimentación.

En la mayoría de los sistemas de alimentación de gestación, las caídas de alimento (jaulas de acceso libre, alimentación en piso y media jaula o minibox) o comederos electrónicos y de acceso libre se calibran de forma volumétrica. Con mucha frecuencia, los productores y nutriólogos realizan cambios en la dieta sin informar al personal de la granja sobre el cambio, o el tamaño de partícula varía notablemente de una carga a otra y las caídas de alimento no se recalibran con la frecuencia suficiente para garantizar que las cerdas continúen recibiendo la cantidad asignada de alimento.

En una visita reciente a una granja, un cambio en los ingredientes del alimento condujo a una reducción del 35 por ciento en la densidad aparente, lo que significaba que las cerdas destinadas a recibir 2 kg (4.4 lbs) de alimento por día solo habían recibido 1.3 kg (2.9 lbs) por día, lo que explicó el mal estado corporal visto en un alto porcentaje de los cerdos. ¡Desarrolle una rutina de calibración de caída de alimento en corrales (y en jaulas de cría) al menos una vez por mes y manténgala!

Por el lado bueno, alimentar a las cerdas en corrales también crea nuevas oportunidades para dar niveles precisos de nutrientes a las cerdas individualmente que no estaban disponibles en configuraciones de jaulas de gestación anteriores. En la mayoría de las jaulas, se usa una sola línea de alimentación para suministrar alimento a todas las hembras, independientemente de la paridad, y solo se puede modificar la cantidad de alimento proporcionada.

Sin embargo, está bien documentado que las nuliparas y las cerdas jóvenes tienen los requisitos de nutrientes más altos, ya que todavía están creciendo. Las cerdas mayores, en contraste, solo necesitan los requisitos mínimos para el mantenimiento y el desarrollo de la preñez .

Puesto que las cerdas en corrales tipicamente tienen menor índice de problemas de cojeras y agresión cuando se segrega por número de parto, la transición a alojamiento grupal ofrece una oportunidad de dar una dieta dedicada a lechonas y cerdas jóvenes y separar dietas de bajo costo para cerdas más viejas. Esta alimentación dirigida puede hacerse con líneas de alimentación dedicadas a corrales específicos o utilizando dos líneas de alimentación y mezclando diferentes proporciones de dietas usando sistemas de alimentación electrónicos de acuerdo al número de partos y condicion corporal.

Esta tecnología de mezcla de alimentos desarrollada recientemente también brinda oportunidades a los nutriologos para alimentar a las cerdas en gestación por fases alterando los aminoácidos de la dieta y el contenido de energía por etapa de gestación. Los investigadores están tratando de determinar la forma más óptima y rentable de alimentar a la cerda gestante.

Además, mezclar dos dietas también permite a los nutriólogos echar una mirada a las oportunidades de la inclusión dirigida de aditivos alimenticios o medicación durante etapas específicas de la preñez. Esta presentación puede ser más rentable que métodos previos de alimentación, donde el aditivo necesitaba ser incluido durante toda la gestación o los productores tenían que añadir el ingrediente manualmente durante los periodos de alimentación.

Este artículo no es de ninguna manera una lista exhaustiva de los desafíos y oportunidades nutricionales que enfrentan los productores cuando cambian a alojamientos grupales. Basado en mi propia experiencia estos elementos parecen ser los elementos más probables de ser pasados por alto o mal manejados, lo cual puede tener como resultado graves consecuencias económicas y de bienestar animal.

Durante este periodo de transición al alojamiento grupal, mantenga una mente abierta a nuevas ideas y enfoques para alimentar a sus animales. No dude en comunicarse con nutriologos y productores que han hecho la transición, con preguntas sobre la forma ideal de manejar a sus cerdas alojadas en forma grupal.

El Dr. Hyatt Frobose es el especialista en nutrición de JYGA Technologies. El hizo su doctorado en manejo y nutrición porcina en la Universidad Estatal de Kansas. Por DR. HYATT FROBOSE

Por DR. HYATT FROBOSE

Source : Better Pork Octobubre 2017