Consideraciones Importantes para Cerdas Gestantes Alojadas en Grupo

Por Dr. Lori Thomas, Gratien Thériault and Samuel Lefebvre

Por décadas, las cerdas gestantes completaron su periodo de gestación en corrales de tierra y parieron en estos ambientes. Con el paso del tiempo, los productores se dieron cuenta de los beneficios de criar cerdos en un ambiente controlado y las cerdas gestantes fueron llevadas al interior y alojadas en jaulas individuales durante la gestación completa.

Aunque esta práctica tenia muchos beneficios, (las hembras eran alimentadas individualmente y el manejo era simple), las preocupaciones sobre el bienestar animal han llevado a los productores a considerar opciones de alojamiento grupal para cerdas gestantes pero estas alternativas también tienen deficiencias relacionadas con el bienestar animal. Sin embargo, existen recomendaciones sobre cómo diseñar alojamientos grupales exitosos controlando también el consumo de alimento de cada cerda.

Muchas, muchas opciones para sistemas de alimentación de cerdas

Al tomar decisiones para alojamientos grupales para cerdas gestantes, hay numerosas opciones de cómo alimentar a las cerdas (sistemas de alimentación), el tipo de piso, la estructura del grupo y la formación del grupo. Por lo tanto, la combinación de opciones puede llegar a ser abrumadora.

En general, la mayoría de las decisiones tomadas al planear alojar a las cerdas gestantes en grupos, gira alrededor de cómo se va a alimentar a los animales. Si las hembras gestantes no son alimentadas apropiadamente, otras áreas de preocupación se amplifican (i.e. agresión). Por lo tanto, determinar un sistema óptimo de alimentación de las cerdas, es crucial.

Como se ha mencionado, existen numerosas soluciones de alimentación, que van desde la alimentación en el piso hasta la alimentación individual de hembras con comederos electrónicos electrónicos [1]. Nosotros personalmente recomendamos que la cerda se aísle mientras se alimenta.

El tamaño importa

La disponibilidad de espacio en los corrales de gestación

El espacio disponible y el tamaño del grupo son dos factores importantes a considerar al diseñar un edificio adecuado para cerdas gestantes alojadas en grupo.  Aunque las investigaciones varían, la mayoría están de acuerdo en que el espacio disponible mínimo para animales alojados en grupo es entre 15-18 pies2 (1.39 -1.67 m2) para cerdas primerizas y entre 19 – 24 pies2 (1.76 – 2.23 m2) para cerdas multíparas[2],[3].

Una de las mayores preocupaciones con cerdas gestantes alojadas en grupo es la agresión, que es fácilmente agravada si las hembras no tienen suficiente espacio. Proporcionar más espacio a cerdas primerizas y multíparas da como resultado menos lesiones y una mejora en la productividad y longevidad de las cerdas[2].

El tamaño del grupo y el manejo correcto de la cerda

Al igual que espacio disponible, el tamaño del grupo necesita ser determinado cuando haga planes para alojamiento en grupo. Un amplio rango de tamaños de grupos puede ponerse en práctica y manejarse de forma exitosa. En general las hembras en grupos grandes pelean menos que en grupos pequeños[2].

Esta diferencia en agresión se explica debido a que los grupos grandes tienen más espacio así como por qué las cerdas no pueden reconocer a todas sus compañeras de corral, dando como resultado menos peleas 4,5. Sin embargo, más grande no siempre significa mejor. Por ejemplo, encontrar a una cerda específica en un corral de 100+ animales, ciertamente puede consumir mucho tiempo. Por lo tanto, las recomendaciones para tamaños de grupos para cerdas gestantes están basados en el espacio disponible, prácticas laborales y de manejo.

El Corral de Gestación y la Composición del Grupo

Además del tamaño del grupo y la disponibilidad de espacio también es importante cómo se van a agrupar las hembras, como investigaciones previas han demostrado la composición del grupo puede tener un efecto en la agresión [6],[7]. Específicamente, las investigaciones sugieren agrupar hembras jóvenes (cerdas primerizas y de un parto) separadas de las hembras más viejas (de dos partos en adelante) par minimizar la agresión[8].

Dependiendo del Sistema de alimentación disponible, esta estrategia de agrupamiento permitiría a los productores proporcionar diferentes dietas o mezclas a las cerdas jóvenes y a las viejas, logrando satisfacer mejor sus requerimientos nutricionales.

Sin embargo, el sistema de alimentación de libre acceso Gestal 3G ha demostrado gran éxito también con grupos heterogeneos

El Momento de Mezcla: Pre vs. Post implantación

Podría decirse que una de las mayores preocupaciones a las que se enfrentan los productores cuando cambian a alojamiento grupal, gira en torno al destino del parto, y el mayor riesgo de mortalidad de embriones e incluso falla en la gestación, como resultado del alojamiento grupal. Debido a esto, la mezcla se hace de manera estratégica y se realiza antes o después de la implantación.

La implantación ocurre entre los días 11 y 28 de gestación y se define como el periodo de tiempo cuando los embriones se fijan a la pared uterina. Debe evitarse el estrés durante este tiempo, mientras se lleva a cabo el reconocimiento materno de la gestación y están ocurriendo muchos cambios hormonales asociados.

Entonces, se sugiere que la mezcla ocurra pre (día 4 de gestación) o post (día 35+/pre revisión)-implantación. Las investigaciones sugieren que la mezcla no debe ocurrir durante el periodo de implantación, sin embargo las investigaciones son inconsistentes respecto a cuál estrategia de mezclado es mejor.[2].

Los corrales-hospital, ¡no los olvide!!

Cuando planee el alojamiento grupal, los corrales-hospital no parecen ser una prioridad importante o quizas no se discuten con el detalle que deberían. La investigación y la experiencia nos han demostrado que las hembras gestantes en corrales, pelean y como resultado directo, ocurren lesiones.

Tener un plan para hembras lesionadas es imperativo para mantener la productividad y el bienestar animal. Para una hembra lesionada de 500+ libras (226.7 kg) caminar a la jaula más cercana, puede ser todo un reto. Por lo que los productores deberían planear cuidadosamente corrales-hospital para ser exitosos, permitiendo que de 3 a 5% del espacio de piso sea destinado a corrales-hospital.

El alojamiento grupal puede hacerse con éxito

En resumen, tener éxito al alojar hembras gestantes en grupos es posible, pero es una variable multidireccional que se ve impactada de forma significativa por el sistema de alimentación, disponibilidad de espacio, tamaño y composición del grupo y el momento en que se hace la mezcla.

La lista de consideraciones continúa más allá del alcance de esta revisión, incluida la estructura del grupo (estático o dinámico), el diseño del corrral (bebederos, bardas para áreas de descanso, etc.), el piso (slats, slats parciales, etc.) y el material de la cama (juguetes). Es importante estar familiarizado con cada uno de estos temas para crear el mejor ambiente y la mejor oportunidad de éxito.

También las compañías con las cuales decida trabajar impactarán en el éxito de sus instalaciones. El conocimiento y la experiencia de la vida real de la situación son obligatorias.

Gestal para alojamiento grupal

El Gestal 3G es un Sistema de alimentación de libre acceso que combina los beneficios del comedero de libre acceso y los sistemas electrónicos de alimentación sin sus desventajas. Desarrollado por Jyga Technologies, cuyos propietarios son productores, el sistema es confiable y permite tener grandes resultados en gestación sin tener que entrenar a las cerdas durante múltiples horas.

By Dr. Lori Thomas

Gratien Thériault

Samuel Lefebvre

Documentation 

[1] Li, Yuzhi. 2015. Research on group-housing for sows. Available: https://wcroc.cfans.umn.edu/sites/wcroc.cfans.umn.edu/files/Full%20paper%20%28YL%29%20Research%20on%20group%20housing%20for%20sows.pdf

[2] Hemsworth, P. H., M. Rice, J. Nash, K. Giri, K. L. Butler, A. J. Tilbrook, and R. S. Morrison. 2013. Effects of group size and floor space allowance on grouped sows: Aggression, stress, skin injuries, and reproductive performance. J. Anim. Sci. 4953-4964.

[3] Spoolder, H. A. M., M. J. Geudeke, C. M. C. Van der Peet-Schwering, and N. M. Soede. 2009. Group housing of sows in early pregnancy: A review of success and risk factors. Livest. Sci. 125: 1-14.

[4]Turner, S. P., and S. A. Edwards. 2000. Housing in large groups reduces aggressiveness of growing pigs. Proceedings of the 51st Annual Meeting of the European Association for Animal Production. The Hague, The Netherlands. 21-24.

[5] Turner, S. P., G. W. Horgan, and S. A. Edwards. 2001. Effect of social group size on aggressive behavior between unacquainted domestic pigs. Applied Animal Behavior Science. 74:203-215.

[6]Kirkwood, R. and A. Zanella. 2005. Influence of gestation housing on sow welfare and productivity. National Pork Board Final Report.

[7]Salak-Johnson, J. L., S. R. Niekamp, S. L. Rodriguez-Zas, M. Ellis, and S. E. Curtis. 2007. Space allowance for dry, pregnant sows in pens: body condition, aggressiveness, and reproductive failure in group-housed sows. J. Anim. Sci. 85:1758-1769.

[8] Strawford, M. L., Y. Z. Li, and H. W. Gonyou. 2008. The effect of management strategies and parity on the behaviour and physiology of gestating sows housed in an electronic sow feeding system. Can. J. Anim. Sci. 88: 559-567.